ES LA SOLUCIÓN A LA CORROSIÓN
Es un el proceso industrial por el cual por medio de un baño de zinc fundido a altas temperaturas se recubren piezas
de hierro o acero ya fabricadas para protegerlos
de la corrosión. Es decir, piezas que estarán bajo el efecto directo de agentes climáticos (como lluvias, sol, erosión
del viento, salitre), en lugares húmedos, o en suelo serán altamente protegidas por este recubrimiento.
Gracias a este baño se logra una protección segura,
de alta resistencia y de calidad a largo plazo por la aleación que se logra entre el zinc y el hierro.

BENEFICIOS
Las piezas galvanizadas quedan protegidas de la corrosión
a largo plazo. Se pueden galvanizar piezas de cualquier forma y tamaño y son protegidas tanto por fuera como por dentro.
Es un proceso económico de protección, que no requiere mantenimiento como las piezas pintadas. Las piezas galvanizadas tienen muy buen aspecto estético,
alta resistencia a la manipulación, e incluso pueden luego
ser pintadas.